11 nov. 2018

Hablemos de Osteoporosis. En el Club de la 3ª Edad de Gáldar, el 23 de noviembre, a las 7 de la tarde.




Juan Antonio García Pastor.

Médico de Familia y Comunitaria del 
Centro de Salud de Santa María de Guía.



Ejercicio previo.
Antes de continuar me gustaría que te contestases a estas 3 preguntas.

¿Tengo osteoporosis?


No








¿Qué creo que es?




En caso de padecer de osteoporosis, ¿soy una paciente experta en mi osteoporosis? y ¿por qué sí o por qué no?





¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis es un proceso progresivo de los huesos de todo el cuerpo en que se pierde masa ósea, pierde calcio. Es inevitable con el paso de los años. Esto produce un deterioro de la arquitectura del hueso perdiendo resistencia, que aumenta su fragilidad y aumenta el riesgo de fracturas.
Se considera enfermedad sólo cuando existe un riesgo alto de fractura.
Cuando la pérdida es leve se llama osteopenia.



Nos referimos a las fracturas por fragilidad o por bajo impacto. Son las fracturas que se producen de forma espontánea o las provocadas por traumatismos que en caso que no tuviera osteoporosis no producirían una fractura.
Las más importantes son las fracturas de cadera. También están las fracturas de las vértebras, de la muñeca, del hombro o de los tobillos.

Y es importante la fractura de caderas porque fallecen cerca del 30% durante el primer año tras fracturase. El 50% restante tienen incapacidades de diferentes intensidades. Sólo el 20% recuperan su estado de autonomía previo a tener la fractura.
Son más frecuentes en mujeres, tras la menopausia.
Son la causa del 80% de las fracturas en mujeres mayores de 50 años.
Una de cada tres mujeres mayores de 75 años tendrá alguna fractura en una vértebra.

En los hombres mayores de 70 años la padece una cada seis.
La fractura de cadera es más grave en los varones, con un índice de mortalidad el doble que en las mujeres.
En el caso de las fracturas de muñeca, son 4 veces menos frecuentes.

Se estima que cada Médico de Familia atiende en su cupo de pacientes unas 70 personas afectas de osteoporosis.

La pérdida del calcio del hueso se mide con una prueba llamada densitometría.
Se sabe que la mitad de las mujeres y los hombres entre 50 y 65 años han perdido calcio en sus huesos; esta pérdida se llama osteopenia y tienen un bajo riesgo de fractura.


¿Por qué se produce las fracturas en personas con osteoporosis?

Existen una serie de factores que favorecen que se produzcan fracturas; que tienen más riesgo de tenerlas.
Estos factores son:
·         Mayores de 65 años.
·         Raza caucásica o asiática.
·         Haber tenido alguna fractura de: cadera, vértebra, muñeca, hombro o tobillo.
·         Que sus padres hayan tenido fractura de cadera.
·         Ser un bebedor de riesgo.
·         Tomar algunos medicamentos: corticoides, medicamentos contra la epilepsia
·         Delgadez importante (un índice de masa corporal inferior a 20).
·         Baja actividad física.
·         Falta de exposición al sol.
·         Una ingesta pobre de calcio y vitamina D.
·         Riesgo de caídas o caídas frecuentes.
·         Inmovilización prolongada.
·         Algunas enfermedades: hiperparatiroidismo, problemas de absorción digestiva, trasplantes de órganos sólidos, talasemia.

¿Cuáles son sus síntomas?.

No tiene síntomas.
Es un proceso silencioso. El primer síntoma suele ser la fractura por fragilidad.

¿Qué tratamientos hay?

Existe una serie de medicamentos para las personas con osteoporosis con un riesgo alto de fracturas.
El medicamento de primera elección es el alendronato, que pertenece a la familia de los bifosfonatos. Son medicamentos que devuelven el calcio al hueso y evitan que se vuelva a resorber. Por eso se le llaman antiresortivos.
Se toma una vez en semana, en ayunas por la mañana y durante 30 minutos permanecemos de pie o sentadas y nos tomamos uno o dos vasos de agua sin gas.
Se complementa con la toma diaria de suplementos de calcio y vitamina D.
Existen otros bifosfonatos y otros medicamentos, pero éste es el más efectivo para la prevención de fracturas en pacientes con osteoporosis.

El tratamiento se mantiene durante 5 años.
Tras ese periodo se interrumpe y se realizan densitometrías cada dos años y según los resultados y el riesgo de fractura se vuelve a introducir o no.

Sus efectos secundarios son sobre todo gastrointestinales como molestias gástricas y esofagitis.
También, las pacientes deben arreglarse los problemas dentales antes del inicio del tratamiento.

Si no padezco de osteoporosis, ¿cómo puedo prevenirla?

La densidad ósea se mide por una prueba llamada densitometría.

La más usada y fiable es la densitometría DEXA aplicando su valor T-SCORE medido en la cadera:
  • ·  Si T-SCORE es mayor de -1 DS es un hueso normal
  • ·  Si T-SCORE es menor de -1 DS y mayor de -2DS es un hueso con osteopenia
  • ·  Si T-SCORE es menor de -2DS es un hueso con osteoporosis





Se recomienda medir la densidad ósea en mujeres de más de 65 años y en varones de más de 75 años si tiene alguno de los factores de riesgo.
Y en menores, si la menopausia ha sido muy precoz o tiene factores de riesgo mayores como caídas frecuentes, fracturas por fragilidad previas o las enfermedades o medicamentos reseñados.

No está recomendado hacerse densitometrías rutinarias para todos los dolores de espalda o por haber entrado en la menopausia.

Y para valorar el riesgo de fractura tenemos una herramienta de evaluación de riesgo de fractura llamada FRAX.
Valora este riesgo en personas de 40 a 90 años en función de unos factores de riesgo.

Se puede precisar mejor con la densitometría de la cadera llamada T-SCORE.

Según los resultados del FRAX:
·         Menos del 10%               Riesgo bajo
·         Entre el 10% y el 20%     Riesgo medio
·         Mayor del 20%                Riesgo alto

Esta herramienta ha sido desarrollada por la Universidad de Sheffield y adaptada a un gran número de países. En la foto la versión adaptada para España.




Consejos prácticos para la prevención.

Una ingesta correcta de calcio disminuye el riesgo de fracturas. Son de 1000 a 1200 mg al día.
Los alimentos más ricos en calcio son los lácteos: leche, quesos o yogures: unas 4 raciones diarias de lácteos son suficientes; una ración es un vaso de leche, 50 gramos de queso o un yogur. También los pescados que se ingieren juntos con sus espinas como sardinas, caballas, boquerones o anchoas y los frutos secos como nueces, almendras o avellanas.

Un aporte adecuado de vitamina D disminuye el riesgo de caídas y de fracturas no vertebrales. Son de 700 a 1000 unidades al día. Pero esto se puede conseguir con la exposición al sol paseando 30 minutos diarios al aire libre.

También un aporte diario de proteínas (1 gramo por cada kg de peso) y de vitamina K. No abusar del té o del café.
El ejercicio físico mejora la masa muscular, la capacidad física, el dolor y la vitalidad aunque no mejoran mucho la densidad ósea y el riesgo de fracturas y son un excelente preventivo de las caídas.
Es una actividad física adaptada a la edad y a las características físicas del paciente, practicado con regularidad, al menos 3 días a la semana durante un mínimo de 20-30 minutos.

Se recomienda abandonar el consumo de tabaco. El tabaquismo acelera la pérdida de masa ósea, presentando una relación muy clara y directa con la pérdida de masa y el riesgo de fractura.
Tiene un efecto tóxico directo sobre las células del hueso y altera la absorción del calcio en el intestino.

Si se tiene un consumo de riesgo de alcohol, además de favorecer las caídas, aumenta las células del hueso que debilitan su arquitectura.

Tomar medidas para evitar las caídas. Lo primero reducir los obstáculos en casa (especialmente, alfombras, cables o objetos tirados), tener una iluminación adecuada y tener el suelo seco siendo muy prudentes en el baño. Usar un calzado que se ajuste bien y que sea antideslizante. Valorar todos los factores que modifiquen los sentidos o el equilibrio. En la calle estar atentos a los desniveles u obras. Ir bien sujeto en las guaguas por el riesgo de frenazos bruscos. Y si es preciso usar bastón, muletas o andadores.

¿Cuáles son mis objetivos en salud?

Si tengo más de 50 años y soy mujer, ¿tengo el objetivo de cuidarme y prevenir que tenga una osteoporosis severa con alto riesgo de producirme una fractura?.
¿Es un objetivo puesto en mí, positivo, factible y concreto?.
Porque los cuidados son más efectivos cuando se realizan como un hábito saludable cuando todavía no estoy en el estado descrito.

Y tras tener este objetivo, ¿qué cosas no voy a cambiar o dejar de hacer?.
Si fumo, ¿dejo de fumar?.
Si tengo un consumo alto de alcohol, ¿lo modero o lo dejo?.
Si soy sedentario, ¿comienzo a hacer ejercicio físico?.

¿Qué cosas estoy dispuesto a hacer y qué cosas voy a cambiar o a dejar de hacer para mejorar mi osteoporosis?.
¿Consumo los lácteos recomendados?. ¿Como sardinas o anchoas?, ¿nueces o almendras?.
¿Hago una prevención activa de riesgo de caídas?.

Y, ¿valoro con esto voy a conseguir mis objetivos?. ¿Creo que estos cambio tienen algún efecto beneficioso a corto plazo?. Y, ¿a largo plazo?.

Para informarse:

Existe una Asociación Española con la Osteoporosis:
http://www.aecos.es 

El 20 de octubre es el Día Mundial de la Osteoporosis.


Existen muchas de las infografías para ilustrarnos e informarnos.
Un ejemplo es la siguiente:








31 may. 2018

Vivir o morir, esa es la cuestión





Hola, mi nombre es Leandro y voy a hablar sobre mi “vida antes de nacer”.
Al principio, en mis dos primeros meses de vida tan solo percibía un poco de humo en mi bolsa; en cambio, a medida que ha pasado el tiempo, todo se ha convertido en humo. Me cuesta respirar, me cuesta moverme, no puedo comer,… pero lo que más me duele es saber que todo eso es por una sola cosa: el tabaco; la puerta al infierno, un mundo gris,…
La verdad es que no le echo la culpa a mi madre, se la echo al tabaco. El tabaquismo es la adicción al tabaco por efecto de la nicotina y por añadidos artificiales que se añaden para potenciar su efecto adictivo y así poder vender más cantidad.
Mi madre comenzó a fumar hace dos años, cuando tenía 17 años, y desde entonces, por más que ha intentado dejarlo, no ha podido aún, pero lo que no sabe es que de su decisión de dejar de fumar depende mi futuro.
Ella comenzó a fumar con unas amigas por diversión un día de carnaval. Pensaba que por fumar sólo unos días no pasaría nada, pero con el paso de los meses se fue dando cuenta de que le había causado una dependencia. 
Además, el tabaco no sólo me hace daños a mí, sino que ha ella también. Le causa enfermedades graves en los pulmones, tos y catarros, cáncer de pulmón, cáncer de boca, cáncer de garganta, cáncer de cuello, cáncer de vejiga, ataques al corazón, derrames cerebrales y presión alta.
He intentado mil veces decirle que lo deje, que le hace y me hace daño.
Que juntos podemos lograrlo y superarlo, pero por más que lo intento, el tabaco impide nuestra conexión y no puedo comunicarme con ella.
Llevo siete meses sufriendo esto y la verdad ya estoy cansado.
Dentro de pocos días tendré que decidir entre vivir y seguir luchando a pesar de las enfermedades que me toquen o morir y al fin poder respirar aire puro.
¿Qué haré?. 

¿Vivir o morir?.




Selena García García.
Lengua castellana
Alumna de 3º B del IES Guía
2017






19 mar. 2018

¿Para qué un Consejo de Salud?. ¿Para qué analizar la situación de salud de una comunidad?





Agradezco la invitación del Consejo de Salud de Santa Brígida a su sesión del pasado 15 de marzo en el Consultorio Local de La Atalaya de dicho municipio. Acudí por ser vocal del Consejo de Salud de Santa María de Guía y haber monitorizado el III Plan de Salud en nuestro municipio y por ser el responsable autonómico del Programa de Actividades Comunitarias de Atención Primaria (PACAP de Canarias)
El objetivo de mi intervención fue introducirnos en metodologías del análisis de salud de la zona básica de salud santauteña y aportar algo de la experiencia nuestra en Santa María de Guía.


¿Para qué un Consejo de Salud?.

Los Consejos de Salud son órganos de Participación Comunitaria por representación. Están amparadas por la Ley de Ordenación Sanitaria de Canarias de 1994, en su artículo 79, y por la Ley Canaria de Fomento de Participación Ciudadana de 2010.
Están formados por representantes de todos los protagonistas de la comunidad, siendo el 25% del centro de salud, el 25% del ayuntamiento y el 50% de ciudadanos, entre los que están un representante farmacéutico, un representante del Consejo Escolar Municipal, un representante sindical y representantes de ONG, asociaciones de vecinos, centros de mayores o cualquier otro tejido asociativo ciudadano hasta completar el cupo.

Lógicamente, un Consejo de Salud sólo tiene interés si se responzabiliza y compromete a desarrollar sus potenciales funciones y atribuciones. Si es proactivo, motivado y emprendedor.
Entre todas sus atribuciones destacaría tres de ellas:
  1. Participar en el desarrollo de los programas de salud dentro de la zona básica de salud, de forma que se adapten a las características de la comunidad, sean eficientes para los objetivos que persigue y sean accesibles a todos los ciudadanos.
  2. Colaborar con otras iniciativas comunitarias que se desarrollen dentro de la zona básica de salud, trabajando en red de forma coordinada o cooperativa.
  3. Analizar la situación de salud de la zona básica de salud.


Y, ¿para qué analizar la situación de salud de una comunidad?.

Hace tiempo que se habla de que donde vives determina tu salud, tus enfermedades y tu esperanza de vida. No sólo lo publican revistas científicas, como Atención Primaria, sino también son noticias en prensa, como El País o El Diario, o en televisión, como La Sexta.



Por ello, como primer paso con el objetivo de poder intervenir sobre estos determinantes de la salud debemos:
  • Conocer cuáles son los problemas de salud de nuestra comunidad e intervenir con programas factibles y eficaces sobre los más relevantes en cuanto a su magnitud y severidad y 
  • Conocer de qué recursos humanos y materiales, de qué infraestructuras, de qué servicios o de qué legislación disponemos para afrontarlos.


Paralelamente, en cada comunidad existen ciudadanos prosperan y otros enferman en situaciones similares. Buscar dónde están sus factores de éxito para su salud sería un excelente complemento a este análisis de la situación de salud. Averiguaríamos cómo se mantienen más saludables o cómo tardan menos en recuperarse. Es lo que conocemos como “salutogénesis” donde se entremezclan los factores que poseemos cada uno de nosotros o tenemos disponibles en nuestro entorno para afrontar los desafíos de la vida y el significado, manejo y adaptación que le doy a estos desafíos. Son la esencia de la perspectiva actual de la promoción de la salud, el bienestar y la funcionalidad y de la prevención de la enfermedad y de los cuidados en salud.
Sería buscar qué factores o recursos potencia la capacidad de los ciudadanos o de las comunidades para mantener una adecuada salud, calidad de vida y bienestar. Es lo que se denominan “activos para la salud” y a su búsqueda la llamamos “mapeo de activos para la salud”, de la que ya tienen experiencia en algunas zonas básicas de salud como Carabanchel Alto.
Los activos para la salud ha abierto una nueva vía para intervenir sobre la salud y bienestar de las comunidades: la “prescripción social”. La prescripción social es una herramienta que permite a los profesionales de Atención Primaria remitir a las personas a una serie de recursos locales no clínicos. Además de ampliar los recursos terapéuticos disponibles en Atención Primaria, ha demostrado ser útil para ayudar a pacientes con factores de riesgo psicosocial. Y también pueden conducir a una reducción en el uso de los servicios del sistema nacional de salud.

Ambos sistemas son complementarios.
Casan con las actuales iniciativas institucionales como la Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención del Ministerio de Sanidad, la Red Española de CiudadesSaludables y de la Estrategia Canaria de Promoción de la Salud “Islas y Municipios Promotores de Salud” del Gobierno de Canarias.

En definitiva, en el análisis coexisten una Guía de recursos, servicios y actividades comunitarias como complemento indispensable del diagnóstico de los principales problemas y necesidades de salud y un Mapa de activos para la salud como complemento de la Promoción de la Salud y de la Prescripción Social.

Contestando a las preguntas:

¿Para qué un Consejo de Salud?: diría que para iniciar un proceso de intervención y participación comunitaria que cuente de entrada con un espacio propio y con todos los protagonistas de la comunidad, que además tiene el respaldo y compromiso institucional y legislativo, y 

¿Para qué analizar la situación de salud de una comunidad?: para priorizar programas y protocolos de salud eficientes y adaptados a las necesidades de salud reales de cada comunidad y crear planes locales de salud como parte de sus potenciales atribuciones y funciones.


Juan Antonio García Pastor
Médico de Familia y Comunitaria del Centro de Salud de Santa María de Guía
Vocal del Consejo de Salud de Santa María de Guía
Representante autonómico del PACAP de Canarias

16 mar. 2018

Proyecto de Humanizar la Atención Sanitaria






La Humanización de la Atención en Salud en uno de los retos a los que se enfrentan los servicios sanitarios (gestores, profesionales y usuarios).

Para ir precisando a qué hacemos referencia cuando hablamos de humanizar la atención sanitaria, el Diccionario de la Real Academia del la Lengua Española  nos dice que humanizar es:
“Hacer humano, familiar, afable a alguien o algo”.
“Es ablandarse, desenojarse, hacerse benigno”.

Sin embargo, Humanizar la atención en salud tiene un significado profundo y conlleva numerosas implicaciones más allá que ser amable o cortes. Humanizar es cuando atendemos a las personas desde su concepción holística; atendiendo a lo físico, prestando atención a sus emociones y sentimientos y teniendo en cuenta su hábitat y circunstancias. Los pacientes son personas que viven dentro una familia, una comunidad y una sociedad concretas, en un entorno y barrio propios. Son personas singulares, únicas, que requieren respuestas personalizadas a sus necesidades y expectativas. Son personas capaces de decidir, deseosas de participar, con derechos y responsabilidades, libres para elegir. Son personas que tienen problemas y dificultades pero que también están llenas de recursos.

Por ello, podemos inferir que un ciudadano, cuando se acerca a un centro sanitario porque necesita asistencia sanitaria, espera recibir una atención “humanizada”. Y que esta atención humanizada precisa de un acto intencionado de comportarse humanamente para satisfacer ese sentir de recibir esta atención humanizada.

Este proyecto de humanizar la atención sanitaria es una extensión que aprovecha una iniciativa del vecino Centro de Salud de Gáldar.
En abril  del 2015 en el municipio de Gáldar se celebró el I Encuentro de Asociaciones y organizado por su Concejalía de Participación Ciudadana bajo el lema “Juntos Avanzamos”. Su objetivo era visibilizar y conocer el trabajo que desde estas entidades se realizan y avanzar juntos  hacia un trabajo en red, a través del intercambio, la colaboración, la cooperación y la coordinación entre los diferentes actores que conforma la ciudadanía galdense. Participaron 29 colectivos del municipio como Asociaciones Deportivas, Culturales, Musicales, Teatrales,  Vecinales,  de Mujeres, AMPAs y de Acción social, y donde a las personas que asistieron se les ofrecía talleres, actuaciones musicales y actividades lúdicas culturales.
En el stand del Centro de Salud de Gáldar se  invitó a los ciudadanos a participar a través de una dinámica a opinar sobre qué harías o pondrías en el Municipio de Gáldar que mejoraría positivamente tu salud y calidad de vida. Dicha opinión la escribían en un post it con forma de una huella de un pie que colocaban sobre un camino dibujado en un panel, alegorizando el camino que debería tomar el centro de salud.
Además de temas como potenciar la actividad deportiva y los espacios al aire libre, fomentar de las energías renovables, controlar los vertidos fecales, promocionar los cultivos ecológicos y sostenibles, se encontraron que el 40% eran propuestas dirigidas directamente al centro de salud. Sus respuestas se agruparon en torno a 3 temas:

·         La educación para la salud.
·         La mejora de los tiempos de espera.
·         Una atención más humanizada.

Partimos del pensamiento y la creencia de que el proceso de humanización es parte fundamental de la calidad y la satisfacción del servicio y la atención que se presta. Y que abarca temas como la dignidad, el respeto, la información, la accesibilidad y el confort, la continuidad asistencial, el trato humano y cordial de los profesionales y la satisfacción con el trato recibido.

  
Objetivo general

Analizar la calidad humana de la atención prestada en el centro de salud de Santa María de Guía.

Objetivos específicos

  1. Analizar el grado de satisfacción de los usuarios con el trato recibido de los profesionales del centro de salud.
  2. Analizar el grado de satisfacción de los profesionales por el trato prestado a los usuarios en el centro de salud
  3. Conocer el grado de satisfacción percibido por los usuarios en cuanto al trato recibido en el centro de salud a través de informantes claves pertenecientes al campo de la atención sanitaria y sociosanitaria ajenos al centro de salud y que trabajan en el municipio, como servicios sociales, farmacias, ONGs, ...
  4. Identificar aspectos positivos y de mejora en el trato recibido o prestado dentro de una atención más humanizada.

Juan Antonio García Pastor

Médico de Familia y Comunitaria
Vocal del Consejo de Salud de Santa María de Guía
Responsable autonómico del PACAP